Excursión a El Fumat de Formentor

El Fumat de Formentor es una ruta de senderismo localizada en el municipio de Pollença, concretamente en las escarpadas costas del Cap de Formentor. Esta parte de tierra se adentra en el mar en dirección noreste, alzándose sobre el nivel del mar a unos 380 metros de altura. Así como en la anterior excursión a La Trapa nos situábamos en una de las zonas más meridionales de la Sierra de Tramuntana, en esta ocasión viajamos a la más septentrional de la isla y su conjunto montañoso.

Llegada al punto de inicio

Iniciaremos nuestro periplo siguiendo la autovía en dirección a Alcúdia. La llegada es fácil, pero debemos prestar atención a las indicaciones del desvío de Pollença, porque es la salida que hay que coger. No sería la primera vez que algún despistado se ha pasado de marcha, noble grupo en el que un servidor se incluye.

Continuaremos por la carretera secundaria atravesando el pueblo en dirección al Puerto de Pollença, hasta llegar a una rotonda que nos indique la playa de Formentor. Tras un par mallorquín de rotondas (en Mallorca nuestro par oscila del 2 al infinito), empezaremos a subir una colina con curvas hacia lo más alto del Mirador de Formentor.

A continuación, se iniciará un descenso que acabará con una carretera de doble sentido más recta y estrecha, cruzando el bosque, que llega al parking de la playa. Un fantástico parking cubierto, asfaltado y… de pago, cómo no.

Pero que no cunda el pánico, no vamos a usarlo. Una vez aquí, debemos girar a la izquierda y seguir la calzada hasta llegar a las Casas de Cala Murta, lugar donde se inicia la ruta y donde podremos aparcar unos metros más adelante en un amplio parking de tierra completamente gra-tis. Toma ya.

Inicio de la ruta

Comenzamos la excursión siguiendo la carretera por el arcén. En verano los coches transcurren con frecuencia, por lo que tendrás que estar atento. Una buena alternativa es caminar por el lado izquierdo de la vía de modo que puedas ver los vehículos venir de frente a ti.

A un lado del asfalto, y tras unos minutos de andadura, podrás disfrutar de las vistas a la playa de Cala Figuera, cuyo acceso se encuentra señalizado antes de llegar a las Casas de Cala Murta. Al otro, la montaña que se alza sobre el camino y que vigila nuestro inicio es aquella que vamos a coronar. No te dejes intimidar por la altura, llegar a la cima es sencillo y satisfactorio.

Tras unos minutos de andadura, nos toparemos con unas escaleras de piedra que bordean la roca y un túnel oscuro que la atraviesa. Cualquiera de las dos opciones puede ser buena para empezar nuestro ascenso. Ahora bien, si no te importa coger el camino largo, dispones de linterna en tu móvil y aprecias tu vida por encima de todo, considerarás la opción de las escaleras como un suicidio anunciado. Así que mejor toma el túnel.

Desarrollo de la ruta

Al salir del túnel, recorreremos los últimos 200 metros de carretera y empezaremos a adentrarnos en la maleza. Para ello cruzaremos al otro lado del arcén y empezaremos una subida en diagonal en sentido contrario al que estábamos llevando hasta ahora. En este punto es difícil seguir el sendero porque está poco marcado, pero el objetivo es llegar al Coll de la Creu, lugar donde desaparece la pendiente.

Desde aquí ya podemos gozar del paisaje que nos ofrece la isla, pero aún no hemos llegado a nuestro destino. Guarda la cámara, que queda el último arreón. Para ello, debemos seguir a nuestros queridos hitos que nos guiarán hasta el punto más alto de la montaña, el cual está marcado con un vértice geodésico.

¡Listo! Hemos llegado. La panorámica es tan espectacular que si echas un vistazo a tu alrededor, además de mar, tierra y horizonte, podrás comprobar incluso que tu coche sigue en el parking.

Final de la ruta

No celebres tanto tu cima, montañero, porque viene la parte más tediosa del itinerario. Es el momento de bajar de El Fumat y caminar los largos márgenes de piedra que se retuercen en la cara de la colina. Aprovecha el mal estado de estas construcciones para recortar distancia sin llegar a todas las curvas.

Tras el descenso inicial, podemos seguir bajando hasta la desembocadura del Torrent de les Agulles, el cual nos lleva a una bonita e íntima cala de rocas llamada Cala en Gossalba. Se trata de una senda abrupta y con bastantes obstáculos naturales que tendrás que volver a recorrer a la vuelta, de modo que considera bien la opción a menos que te vaya mucho la aventura y tengas unas piernas forjadas en acero.

Una vez aquí retomaremos los márgenes, esta vez en subida, hasta llegar al Coll de la Bretxa, donde encontraremos los restos de un antiguo poste de electricidad. Aquí, el camino parte la roca en dos y vuelve a descender con una pendiente mucho más pronunciada que las experimentadas con anterioridad. Es la zona más peligrosa de la ruta, por lo que debemos tener especial cuidado en los primeros metros de bajada, ya que cualquier resbalón puede acabar con tu pompis en el mejor de los casos.

A medida que avancemos aumentará la vegetación y nos iremos acercando al mar. Siguiendo la senda que marcan los márgenes y algún que otro hito, nos adentraremos en un pequeño bosque después de toparnos con las verjas de una propiedad. Bordéalas en bajada y llegarás a un camino asfaltado, por fin, que te llevará a Cala Murta, donde podrás bañarte como un rey.

Finalmente, solo tendrás que recorrer la estrecha vía pavimentada de vuelta al punto inicial de la excursión. Además, si has estado atento desde el principio del viaje y no has hecho trampas durante la ida en coche, te habrás dado cuenta de tu premio. Te espera uno de los mejores paisajes mallorquines en el Mirador de Formentor antes de volver a casa.

En el bosque, la playa y la montaña, los animales no ensucian ni contaminan. Por favor, compórtate como un animal.

The following two tabs change content below.

Alberto Bujosa Herreros

Soy muchas cosas. Entre todas ellas, existe esta parte de mí hecha web. Deporte, naturaleza, ciencia, verdad, salud, diversión, ejercicio, bienestar, movimiento. Así se etiqueta este pequeño trozo de mi vida. ¿Lo compartimos?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *